domingo, 29 de diciembre de 2013

LOS RESTOS DEL NAUFRAGIO





LA ISLA

para Emili Vallhonrat


Tan sólo dos cosas me llevo a una isla desierta:

dos tazas de té.

Y como todo maestro sabe
sólo de una podré beber
para los días que me resten como náufrago.

Una es el odio. La otra es el amor.

Y al borde de la locura
tiraré los dos contenidos,
junto con mis espejismos,
a la gracia de las olas.

Y para cuando alguien me encuentre en esta isla
a su alrededor podrá ver
el mar
            el mar
que no puede dejar
                               de partirse
de risa,

de pie como un poeta Zen
-que no se ríe de la vida: se ríe con ella-,
en el momento de morir.

Qué broma tan salada.


Abel Santos.
Del libro Todo descansa en la superficie
(Ediciones Vitruvio, 2013)



 
Los restos del naufragio,
de Enrique Bunbury



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

comentarios