jueves, 5 de julio de 2012

BAJO LA LUZ DE UNA LUNA COLOR SAXOFÓN








CUARTETO DE JAZZ ERÓTICO EN LA 208

Y de repente estás acostado con una chica preciosa
y todo es divinamente perfecto.
Julio Cortázar (El perseguidor)



Desde fuera, la lluvia, nos incita,
constante y narcótica, a que entremos en trance,
nos invita a formar parte
de su canción, con ese siseo propio
de percusión deslizante,
                                      de insinuante
ritmo jazzístico.
                         Relámpagos
graves y consecutivos, los corazones
retumban como un contrabajo.
Las manos son pentagramas de calor.

Por la sábana somos enfocados.

Nos acariciamos, conectamos nuestros cuerpos
tendidos, vibrantes, sutiles.
                                          Divagamos,
pero sabemos adonde queremos llegar:

perseguimos ese éxtasis sinfónico
de cuando cada uno de los instrumentos del amor
marcan con la huella de su pasión,

natural, improvisada, libre,

hasta conseguir esa fusión
en la cual no se diferencia
cuándo se manifiesta tu alma o la mía
en el voluptuoso clímax del jazz erótico.


Abel Santos, del libro TODO DESCANSA EN LA SUPERFICIE (Ediciones Vitruvio, 2013)






Trailer de la película Ascensor para el cadalso,
de Louis Malle, cuya banda sonora
compuso Miles Davis.
Muy apropiada para momentos eróticos.








4 comentarios:

  1. Buen blog me gusta (y no quiero meterme en temas demasiado personales) eso de los 12 años atrapado por droga y alcohol y sin publicar. Malditas cadenas porque creo que es muy interesante tu poesía. Sólo el entusiasmo es creador ¡Adelante! Magis magisque in dies como diría Horacio.

    ResponderEliminar
  2. Incluso yo procuro no meterme en el recuerdo de esos 12 años. Me entran escalofríos. Lo único bueno que recuerdo de aquellos tiempos es la escritura.
    Alguien dijo que tener buena memoria y malos recuerdos es la peor combinación que existe.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso. Ha sido un placer acercarse a tus letras.Un saludo, Abel

    ResponderEliminar
  4. El placer es mío. Mis puertas siempre estarán abiertas. Un saludo Inma.

    ResponderEliminar

comentarios