lunes, 24 de septiembre de 2012

Y UNO APRENDE



El maestro Jorge Luis Borges


POR AQUELLOS BUENOS POEMAS
QUE EL OLVIDO ME ROBABA

para Jesús y Judith

Y uno empieza a aceptar sus derrotas
con la cabeza bien alta y los ojos abiertos.
Jorge Luis Borges


Después de tantas noches superficiales
esperando que alguien se lleve mi vida atracada
en el fondo de la barra,
emerge el deseo de ser persona.

Ahora que no bebo y no intento olvidar
voy a hacer una auténtica locura.
Acudiré a la cita con el psicólogo.

Quiero vengarme
por todos los buenos poemas -y los buenos sueños-
que el olvido me robaba,
                                    calle abajo y
mojado hasta los cuernos,
en su deseo de sentirse así un poco más humano.

Me ha llevado cerca de siete años
darme cuenta de la situación:

la puerta que te lleva a una especie de salud,
en el centro de adicción a sustancias,
sólo se abre desde dentro.


Abel Santos, del libro TODO DESCANSA EN LA SUPERFICE (Próximamente)





El maestro, entre libros





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

comentarios