sábado, 14 de enero de 2017

NOS MIRAN MAL





Hasta el miedo es hermoso
desde que estamos juntos

Los miembros de la tribu nos miran mal,
los dueños del dinero nos miran mal,
marionetas tristes nos miran mal,
fieles y su dioses nos miran mal.
SECOND

A mis cuarenta años, mi niña,
jamás he pasado tanto miedo como hoy
que vamos, por primera vez,
a comer a casa de tus padres.

El tren bordea el domingo de la costa catalana.

Te digo: —Mira el mar, amor,
es casi tan hermoso como tus ojos, casi,
porque lleva poco tiempo en esto,
y está empezando a reflejarse en el infinito.

Con la mirada me respondes:

Si abres así tu corazón
es posible que la luz dure para siempre.

El resto de pasajeros nos observan.

¿Pero qué más da lo que piensen o digan
las malas lenguas, si se han unido
en darnos su bendición nuestras familias?

En el camino todos aprendemos
que no importa si el ángel que nos cuida
tiene hijos, otro color de piel, veinte años más,
o catorce años menos, como tú,
si ese ángel es el amor de tu vida.

Porque si nos queremos tanto que duele
tenemos que querernos todavía más
para que así no nos duela;

y vivir, vivir hasta el último aliento,
igual que el poeta quema todas las opciones.


Inédito

©Abel Santos 2016.
Derechos reservados en CEDRO



No hay comentarios:

Publicar un comentario

comentarios