martes, 28 de abril de 2015

HOMBRE QUE LEÍA A BENEDETTI




HOMBRE QUE LEÍA A BENEDETTI



Escúchame un momento
escúchame hombrecillo
perfección estándar objeto
sin versos sujeto típico
heredero de un patrimonio
rudo de convencionalismos

aprende de mi voz que ya perdió
el juicio es decir los prejuicios
escribir poesía es llorar
sea cual sea el sentido
sentir pena por un amor
muchas veces no correspondido

el de la persona amada
el de los países enemigos
el del vagabundo saludado
con el más pobre mendigo
o también es llorar sentir
con el más intenso regocijo

al encontrarse en unos ojos
y saberse mucho más vivo
al regenerarse en unos labios
y decir sin pudor amor mío
y suspirar de puro gozo así
así de bueno y sencillo

es perderle sin más el respeto
al qué dirán nuestros amigos
porque llorar llorar en verso
sea cual sea el motivo
no es sólo cosa de mujer
no es ser menos masculino

no es un defecto de fábrica
ser un hombre sensitivo
porque por esa regla de tres
tú tampoco eres distinto
cuando lloras porque tu club
no ha ganado tal partido

la poesía es saber llorar
llorarte a ti también hombrecillo
llorarnos todos en silencio
que es el más grande de los gritos
es llorarnos codo con codo
como universal individuo

es llorarnos sin etiquetas
llorarnos con verdadero estilo
tú poco sabes de lágrimas
de tener entrañas o espíritu
sólo eres un contestador
que repite lo que le han dicho

poco a poco te hicieron ser
como un simple mecanismo
como un paraguas antisocial
que repele lo que está vivo
y ahora te ordeno que todo esto
digas a los tuyos en el camino:

perfección estándar objeto
sin versos sujeto típico...
© Abel Santos 1998




3 comentarios:

  1. me he sentido identificado con esto del llanto, la poesía es antes q nada grito y desahogo. saludos

    ResponderEliminar
  2. Abel mira qué eres...(por tu comentario a Alex).
    La poesía nos ayuda a vivir y respirar, aunque se viva en un mundo en perenne apnea emocional...

    Un abrazo compañero de armas.

    ResponderEliminar
  3. Era un comentario general sobre el mundillo este de la literatura.
    Ruego disculpeis mi aspereza. Borrado queda.
    Saludos Álex.
    Saludos Óscar.

    ResponderEliminar

comentarios