domingo, 22 de junio de 2014

AUTORRETRATO



SELFIE

Moriré, y mi sueño
ya no tendrá mundanos despertares,
continuando sobre mí
cuando yo muera,
la vida de la gente, mi gente,
la vida entera.

Habré sido
unas pocas horas en los mares
de la felicidad, mucho otoño
y fugaz primavera;
un corazón clásico
por estos cambiantes lugares
que casi hizo su vida
en la barra de sus bares
y al que la juventud dejó
una especie de borrachera.

Pero vivir la vida para mí
no habrá sido lo peor,
sino la montaña en que caí
y alcancé la cima
sin más filosofía
que la de mi gente alrededor.

Por enfermedad, la esperanza,
por droga la rima,
por arrogancia la búsqueda
de un destino con amor
y la buena conciencia
como síntoma de autoestima.

Abel Santos.
De DEMASIADO JOVEN PARA EL BLUES
Antología Personal 1998-2014
Próximo otoño en librerías


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

comentarios