lunes, 11 de noviembre de 2013

EL PERFUME (CHELSEA HOTEL Nº3)





LA TENTACIÓN

 Te bajé la falda y vi entero París.
Andrés Suárez


Te bajé la falda y vi entero París, como dice la canción,

y encontré a La Maga en un autobús desangelado,
y me olvidé de llevarle flores a Jim Morrison,
y se hicieron carne los nocturnos de Chopin,
y profundicé en la poesía de Pedro Salinas que vivió
toda su vida de casado amando en secreto a otra mujer,
y me reí de Picasso y de todas sus amantes,
y Mimi ya no me parecía esa mezcla de inocencia y madurez sexual
en Lunas de Hiel, de Roman Polanski,
y sentí por ti un amor más grande que el de Scott Fitzgerald
tenía para ese aire jazzeado de su preciosa Zelda,
y ya no quise ser Bartleby o Rimbaud, y cancelé con estos versos
todos mis viajes al desierto de la literatura,
porque comprendí a Hemingway cuando lanzó la pregunta
de si había amado tanto a una mujer
como para ver a la muerte frente a mí
mientras le hago el amor.

Te bajé la falda y vi entero París, lo recuerdo muy bien,

y bajar tus medias y besar tus muslos
era lo mismo que el aroma tratado con la calefacción
que ahora sale del interior de las perfumerías y creperías
en mis fríos y muertos paseos invernales.

Y aquí te recuerdo, un instante,
antes de seguir mi camino. A tantas vidas ya
de entrar en tu vida. Pero no deseando nada más,
nada más que no sea dejar abierto

este poema.


Abel Santos.
De DEMASIADO JOVEN PARA EL BLUES,
Antología personal 1998-2014,
Eirene Editorial, noviembre en librerías








Canción Dissolved girl,
por Massive Attack

2 comentarios:

  1. Sencillamente, genial.
    Aroma de las creperías en muertos paseos invernales....

    ResponderEliminar
  2. Dulce tentación de invierno.
    Saludos Xosé

    ResponderEliminar

comentarios